Parròquia Sant Joan Baptista

Sant Feliu de Llobregat



    Rectores de la Parroquia:

    1969: M.Juan Vila como ,encargado del culto,creo que no llegó a ser rector

1977: Padre Ignacio Arana San Emeterio,párroco titular. 

Mosén Frances Tirado y Lara

Compartió  parroquia con San Lorenzo. Siendo vicario M. Juan-Antonio Vargas.

 D. José Maria Domingo Ferrerons, compartiendo parroquia con San Lorenzo.Ejercia de vicario M. Sergi Sicilia.

2017: Nombrado rector por  Monseñor Agustín, Obispo de la Diocesis de San Feliú, M. Sergi Sicilia.


Historia de la parroquia.

 El nacimiento de un Sector Parroquial.  Sant   Feliu de Llobregat, como tantas otras ciudades de la comarca sufrieron una rápida expansión demográfica en la década de los sesenta, que hizo  necesaria la creación de un Sector Pastoral en los nuevos barrios de  la ciudad.   Siendo  rector de la Parroquia de Sant Llorenç (la parroquia de la ciudad) Mn.   Joan Tous, se hizo la permuta de un terreno propiedad de la misma, por  el piso sótano situado en el número doce de la calle del Sacramento. 

En   1968 comenzaron en el local las primeras actividades dedicadas al barrio, 
  así como reuniones de la "Peña de Licenciados", promovidas y   dirigidas 
  por el señor Pere Grané, sesiones de "Cine Forum" y conferencias   culturales 
  del Padre Jesuita Rey Stolle, el Doctor Folch y Camarasa y el Padre 
  Gassó entre otros. 

  Asimismo,  el entonces vicario de Sant Llorenç Mn. Jesús Sanz, comenzó este año   a celebrar misas los domingos a las doce en el patio exterior del sótano,   si bien en el entonces barrio del Sacramento, comenzaba a verse la necesidad   de un sacerdote con más dedicación al mismo. Por fin, en 1969 Mn. Juan   Vila es designado sacerdote encargado del Sector Pastoral del barrio,   quien utilizaría el mismo piso-sótano como residencia. 

 Allá por el año 1970, en el solar izquierdo subiendo por la carretera del Sanson se instaló la primera Capilla, un barracón de madera comprado a buen precio a la empresa ENHER, pero su insuficiente fijación al terreno,facilitó su pronta destrucción por un fuerte vendaval, valiéndole así el nombre de "Lo que el Viento se Llevó". Finalmente, en noviembre   de  1971 siendo ya Arzobispo de Barcelona Mons. Narcís Jubany, se adquirió  e instaló en el mismo solar la Capilla de pre-fabricado, con sus   correspondientes  bancos, altar de madera y sagrario. Además de la eucaristía, la Parroquia de Sant Llorenç delegó en ella, la celebración de Bautizos, Primeras Comuniones, Matrimonios, Exequias, etc. 

  •   Actividades propias en el Sector Parroquial.
  •  Posteriorm se hizo la obra de cobertura del patio existente en el piso-sótano de  la calle del Sacramento, lo cual permitió la celebración de diversas  actividades pastorales y culturales, siendo una de las más importantes   y estimadas la del Centro Juvenil Sacramento al que se afiliaron numerosos   muchachos del barrio y de todo el pueblo. Las actividades de este Centro  eran básicamente apostólicas, si bien se intercalaban espaciadamente  algunas recreativas, y funcionaban a base de equipos de muchachos con  un responsable llamado "Jefe de equipo". Estos equipos celebraban   reuniones  semanales alternando una de carácter formativo con el sacerdote y otra  que celebraban ellos solos, revisando los compromisos personales y   apostólicos  que previamente habían aceptado. Asimismo, la mayoría de los miembros  del Centro Juvenil, participaban ordinariamente y de forma activa en  las celebraciones dominicales de la Capilla. 

   Por otra parte, merece ser mencionada la entusiasta colaboración de muchos vecinos en las diversas actividades pastorales, especialmente de un  grupo que hoy llamaríamos "Consejo Pastoral" y que tanto contribuyó  a dar forma de verdadera comunidad cristiana al barrio. Es justo destacar  aquí el apoyo unánime que dieron al sacerdote encargado en unos momentos  social y políticamente difíciles, con fuertes presiones por parte de  otros grupos que pretendían usar la Capilla y el Centro para reuniones  y protestas de carácter político, todo lo cual pudo ser soslayado gracias  al apoyo que dieron al sacerdote todos los miembros de este grupo   pastoral. 

 Merece ser mencionado también el valiosísimo apoyo de todo tipo prestado por  el entonces responsable de zona y Obispo Auxiliar de Barcelona, Monseñor Josep Capmany, quien en todo momento prestó su interés, atención y apoyo  a todas las actividades del Sector Pastoral del barrio. 

  •  La Parroquia de San Juan Bautista. 

 

   Por fin, en 1975 y por indicación del Cardenal Jubany, se inician los trámites  par solicitar la declaración de Parroquia de lo que hasta entonces había  venido siendo Sector Pastoral. Aceptada la solicitud, se propuso el  nombre de San Juan Bautista como titular y patrón de la futura Parroquia.  El continuo crecimiento del barrio del Sacramento y alrededores, motivó   el origen de un nuevo nombre para el nuevo barrio que por su proximidad   a la Riera de la Salud, pasó a denominarse barrio de La Salud. Éste   junto con el de Can Calders, al otro lado de la riera, y posteriormente  el de Can Maginàs, al otro lado de la vía, conformaron los límites de  la nueva parroquia. 

 El 23 de noviembre de 1975 se hace el traspaso de sacerdote encargado,  en una celebración eucarística presidida por el Obispo Auxiliar de Barcelona  Mons. Capmany, pasando a ser el responsable del Sector y futuro párroco  Mn. Ignacio Arana. Cabe destacar la atención y apoyo que Mons. Josep  Capmany prestó a todas las actividades del Sector Pastoral. Sector que  a partir de enero de 1977 comenzaría a funcionar como Parroquia independiente  de la de Sant Llorenç. 

  Numerosos vecinos de La Salud y Can Calders e incluso de otras barriadas de Sant Feliu, siguieron prestando su inestimable colaboración a Mn. Ignacio, como ya lo hicieran con Mn. Vila. A medida que la Parroquia crecía en  número de personas, se hacían necesarios nuevos locales para las catequesis  que fueron generosamente prestados para tal fin, como el Parvulario  Viena o las aulas de la escuela Ferrer. Por entonces, el obispado adquiriría también un piso situado en el actual pasaje de Ricardo Ribas, frente  al mismo Centro, a donde el sacerdote trasladaría su residencia, quedando  así el piso-sótano de la calle del Sacramento, como despacho parroquial  y locales para catequesis y actividades de jóvenes. 

   Cabe resaltar también la labor que algunas religiosas, han venido efectuando en la parroquia desde el principio, principalmente como catequistas.  Y la labor de los jóvenes que continuaron sus actividades en el Centro  Juvenil, que pese a las dificultades y desánimos en algunas épocas,  no han dejado nunca de estar al pie del cañón con sus actividades y  colaboraciones de todo tipo en las misas, catequesis de niños, etc. 

  No hay que olvidar la gran labor de Mn. Ignacio que desde su llegada ha desarrollado como sacerdote, coordinador y promotor de todas las actividades religiosas que se han venido efectuando, intercalando algunas actividades  de ocio, como las excursiones que tanto han ayudado a unir a todos los  feligreses y a convertir la Iglesia de San Juan Bautista en una iglesia  viva y unida, con ganas de seguir creciendo en número de fieles y sobre  todo en la Fe. 

  •     Una Iglesia viva y renovada. 

  En octubre de 1978, se constituyen las Comunidades Catecumenales de adultos  que durante 14 años vinieron desarrollando sus actividades religiosas  independientes de la Parroquia, pero sin desvincularse totalmente de  ella. De entre estas actividades destacaba fundamentalmente la oración  comunitaria en la iglesia y numerosos retiros al Tibidabo y otros lugares  propicios para la reflexión y revisión de vida. 

  En agosto de 1982 Mn. Ignacio había puesto su ilusión y empeño en la más  importante de cuantas excursiones se habían realizado en la parroquia.  Se trataba de una peregrinación a Lourdes de cinco días a la que numerosos  fieles se habían apuntado, pero el destino quiso que por razones puramente  burocráticas, no pudiera cruzarse la frontera francesa y hubiera que  volver a casa con el "gozo en un pozo". Al año siguiente, sin   embargo,  la peregrinación se intentó de nuevo y está vez, nada impidió su disfrute y la fuerza interior y vitalidad con que todos aquellos que fueron, regresaron a sus casas cinco días después. En vista del éxito, Mn. Ignacio decidió repetir la experiencia cinco años más tarde y el 31 de julio de 1988 se realizó de nuevo una inolvidable peregrinación a Lourdes con alojamiento por segunda vez en la acogedora Cité Saint-Pierre. De  nuevo fue un éxito. 

Pero las peregrinaciones a Lourdes no han sido las únicas excursiones de carácte religioso propuestas y dirigidas por el sacerdote. Asistir  a las representaciones de la Pasión de Jesús en los teatros de Olesa  o Esparraguera y visitar iglesias u otros lugares religiosos, alternando con tiempo de ocio y descanso o visitas puramente culturales, son otras  de las numerosas excursiones que de tanto en tanto se han ido realizando en la parroquia. 

 De entre las diversas acciones sociales desarrolladas desde la parroquia,  es digna de mención la actividad de Cáritas Parroquial con sus colectas no sólo de dinero sino también de ropas en buen estado y alimentos.  Son voluntarios de la parroquia, principalmente señoras quienes se han  venido dedicando a la clasificación y reparto a domicilio de estas ayudas, a las familias necesitadas que así lo hubiesen solicitado y acreditado. 

 Por   aquel entonces, en 1988, el Cardenal Jubany presentaría su renuncia  al cargo al Santo Padre, aunque no sería hasta 1990 cuando sería nombrado  arzobispo Mons. Ricard Maria Carles. 

  Durante la década de los ochenta, los barrios de La Salud y Can Calders se habían  estabilizado en su crecimiento, si bien en su periferia, más bien al otro lado de la vía del tren, la calle Hospitalet había seguido creciendo  y conformando el nuevo barrio de Can Maginàs que también pertenece a  la parroquia. El aumento de población y sobretodo de fieles y actividades en la parroquia, comenzaban a dificultar al sacerdote la posibilidad  de abarcar y dirigir la totalidad de estas actividades. Pero la Parroquia  de Sant Llorenç, que en ningún momento le ha dado la espalda, consciente  de estas necesidades, ha estado siempre dispuesta a echar una mano como también lo hicieran jóvenes seminaristas o diáconos, como Jaume Casas o Santi Colell entre otros. 

  Una gran satisfacción y alegría de la parroquia, fue sin duda el que uno  de los jóvenes de aquellos grupos del Centro, decidiera estudiar en  el seminario y convencido de su vocación religiosa, aquel joven, Manolo  Coronado fue ordenado sacerdote el 28 de abril de 1991 en Barcelona,  por el Arzobispo Ricard Maria Carles. El 11 de mayo del mismo año, celebraría  su primera misa en su iglesia de origen, la Iglesia de San Juan   Bautista. 

  •   Grandes proyectos para una gran parroquia. 

  Desde  la fundación del Centro Juvenil Sacramento, los jóvenes no han dejado   de reunirse las tardes de los sábados o entre semana, dando continuidad   a las actividades religiosas e incluso de ocio que desde el principio   se han venido realizando en el piso-sótano de la calle del Sacramento. El piso sigue conservando el nombre de "El Centro" aún en la década   de los noventa, sin embargo, había que buscar algo nuevo para los jóvenes   de hoy, que comenzaban a ser los hijos de los jóvenes de ayer. La idea   surgió del entonces seminarista Santi Colell quien junto a un grupo  de jóvenes motivados a trabajar por y para la iglesia fundaron el Esplai   Santjoni el 9 de noviembre de 1991. 

 Desde  la fundación del Esplai que pretendía alternar el ocio con las actividades  religiosas vinculadas a la parroquia, son numerosas las labores que   desde el mismo han venido realizando los jóvenes y niños que lo componen.   A la vez que los niños encuentran algo útil y divertido en que emplear   sus horas libres del fin de semana, se les muestra de manera activa   el camino de la Fe, con sus canciones, sus oraciones, sus días de retiro   en algún albergue o casa de colonias y su colaboración y preparación   en las misas. Fruto de las necesidades del propio esplai, se decidió   que una de las dos misas de los domingos, fuese expresamente dedicada   para los niños y jóvenes. 

De  entre las numerosas actividades desarrolladas por los jóvenes en la década de los noventa, cabe destacar lo que se denomina la "Pascua   Urbana"  que consiste en la preparación y vivencia a fondo de cada Semana Santa,   con actividades de oración, reflexión y participación en los oficios   litúrgicos. Las convivencias de un día o fin de semana han tenido también   una gran aceptación entre los jóvenes que, a finales de de la década   de los ochenta, comenzarón a compartir con los grupos de Cristianos   Sin Fronteras, siendo tal vez los encuentros veraniegos en Silos (Burgos),   los más significativos. 

 En  marzo de 1992, las Comunidades Catecumenales de San Juan Bautista, decidieron   fusionarse con las de la Parroquia de San Antonio de Sant Vicenç dels   Horts, con el fin de convertirse en un grupo más numeroso y reforzarse   así mutuamente. 

 Entre  tanto, la Capilla de prefabricado en la Carretera del Sanson, se había  ido quedando pequeña y el Padre Ignacio vio la necesidad de solicitar   al obispado la construcción de una iglesia más amplia y equipada que   pudiera cubrir las necesidades de sus feligreses. Tras muchos años de  silencioso trabajo y conversaciones con el obispado y el ayuntamiento   de Sant Feliu, se consigue por fin una permuta de los terrenos que la   iglesia disponía a un lado de la Carretera del Sanson, por un solar más pequeño en superficie, pero con más altura edificable, y el permiso   de obras, en el punto más alto de la Calle del Sacramento, esquina con   la prolongación de la Rambla de la Marquesa Castellbell. 

Por  fin, el día 6 de diciembre de 1992 ante la asistencia especial del Alcalde   de Sant Feliu el Sr. Francesc Baltasar y el arquitecto Sr. Graell entre  otros, es colocada la primera piedra como símbolo del nuevo templo y   de aquella primera piedra que fue el apóstol San Pedro y sobre la cual   Cristo fundó su iglesia. El acto que fue presidido por Mons. Joan Carrera   Obispo Auxiliar de Barcelona y antiguo vecino de Sant Feliu, contó también   con la colaboración de diversos sacerdotes entre los que se encontraban   Mn. Lluis Pou (entonces rector de la Parroquia de Sant Llorenç) y Mn.   Vicente (colaborador asiduo de la Parroquia de San Juan Bautista).  

    En  el año 1994 surge un nuevo e interesante proyecto, la Virgen Peregrina.  Veintidós bloques de vecinos de las tres barriadas de la parroquia,   son visitados por otras tantas imágenes de esta Virgen que recorre cada   uno de sus hogares avivando durante tres días al mes la frágil llama   de la Fe. Desde entonces, el segundo domingo de cada mes, un o una   representante   de cada bloque, lleva a la iglesia su imagen de la Virgen Peregrina   y juntas las veintidós se celebra la misa, en medio de la cual tiene   lugar el simbólico acto de la quema de las oraciones que muchos de quienes   han recibido a la Virgen en sus casas, han expresado en un papel con   sus más profundos deseos. Antes de la quema, algunas de estas oraciones   anónimas son leídas en voz alta para su reflexión general.

  •   La nueva iglesia.  
  •    Y  el ocho de abril al fin se inaugura el nuevo templo, entre clamores  y aplausos que inundan el firmamento... Sí, el día 8 de abril de 1995   en la víspera del Domingo de Ramos tendría lugar el más esperado de   cuantos actos se hayan realizado a lo largo de la historia de la parroquia,   la Inauguración de la nueva Iglesia de San Juan Bautista. Atrás quedaba   el recuerdo de aquel solar vacío y aquella esperanza lejana que por   fin ya, era una realidad consumada. Al acto, presidido por el Cardenal Ricard Maria Carles, dirigido por Mn. Ignacio y con la inestimable   colaboración   de Mons. Joan Enric Vives y los sacerdotes Mn. Lluis Pou, Mn. Vicente   y Mn. Manolo Coronado entre otros, asistieron cientos de feligreses  contentos y radiantes por cuanto significaba tener por fin una iglesia  digna y amplia, después de tantos años en la Capilla de prefabricado. 

 El  1 de julio de 1995 se celebraron las primeras confirmaciones de jóvenes en la nueva iglesia. El barracón o Capilla de prefabricado siguió   utilizándose  para catequesis, fiestas y demás actividades de jóvenes y adultos, hasta que en el verano de 1996 todos los feligreses que a tantas celebraciones habían asistido en él, contemplaron con gran tristeza como era demolido  por las excavadoras implacables que enterraban así veinticinco años de historia. 

Ahora, la nueva iglesia es ya un hecho, aunque tan solo una parte del proyecto  que también comprende la construcción anexa a la misma de un edificio  parroquial que ampliaría y sustituiría definitivamente los locales del  piso-sótano de la calle del Sacramento y la vivienda del sacerdote en   el pasaje Ricardo Ribas. La construcción de estos locales, es sin duda  una gran apuesta de futuro que algún día, si Dios quiere, será también   un hecho. 

  Entre tanto, nuevos proyectos y actividades siguen surgiendo, como las labores   de costura que unas religiosas han promovido para las mujeres de la   parroquia. Es importante recordar también las numerosas actividades  que matrimonios y jóvenes han venido realizando con motivo de la construcción  de la nueva iglesia, con el fin de recaudar fondos con los que poder  sufragar una parte de los gastos que supone una obra de tal envergadura. 

Tales actividades son tan variadas como sorteos, fabricación y venta  de artículos de artesanía, torneos de fútbol o incluso la publicidad por medio de un stand en la Fira de la Rosa de Sant Feliu. 

La  construcción de la nueva iglesia, ha impulsado también la iniciativa  de unas hojas informativas sobre las obras y con retazos de historia  de la parroquia y de sus barrios, así como la "Hoja Joven" hecha   por  y para los más jóvenes. Pero sin duda, lo que viene siendo ya una tradición desde 1995 es la "Paellada popular" que cada primavera se realiza   de  la calle del Sacramento. 

No  son pocas las actividades realizadas en la Parroquia de San Juan Bautista  a lo largo de su todavía corta historia, pero sin duda, quedan aún muchas  e interesantes cosas por hacer. Que Dios la bendiga... bendice Señor   tu casa, la Iglesia San Juan Bautista y escucha nuestras canciones,   que eres tú el protagonista.  


 

12/09/1997 
  Andrés Linares Rodríguez.

  (Agradecemos a Andrés su colaboración)